Génesis y evolución

El Instituto Paulo Freire (IPF) surgió a partir de una idea del propio Paulo Freire (1921-1997) el 12 de abril de 1991. Él deseaba reunir a personas e instituciones que, movidas por los mismos sueños de una educación humanizadora y transformadora, pudieran profundizar sus reflexiones, mejorar sus prácticas y fortalecerse en la lucha por la construcción de “otro mundo posible”. Por su importancia nacional e internacional, Paulo Freire fue declarado patrono de la educación brasileña en 2012.

Desde la creación del IPF, Paulo Freire acompañó todos los momentos de esa historia: presentó nombres, participó de la definición del Estatuto y de la línea básica de actuación del instituto y, tras su fundación oficial, en septiembre de 1992, tomó parte en las principales decisiones y siempre ofreció sus valiosas y claras reflexiones sobre los proyectos desarrollados. El 6 de marzo de 2009, el Ministerio de Justicia de Brasil concedió al IPF el título de Organización de la Sociedad Civil de Interés Público (Oscip), consolidando su posibilidad institucional de trabajar con programas y proyectos sociales, culturales, ambientales y educativos, medio de alianzas con diferentes instituciones gubernamentales. Actualmente, considerando Cátedras, Institutos Paulo Freire por el mundo y el Consejo Internacional de Asesores,

Misión

La misión del IPF es “educar para transformar”, dando continuidad y reinventando el legado freiriano en la promoción de una educación emancipadora, combatiendo todas las formas de injusticia, de discriminación, de violencia, de prejuicio, de exclusión y de degradación de las comunidades de vida , con miras a la transformación social y al fortalecimiento de la democracia participativa, de la ética y de la garantía de derechos.